lunes, 10 de abril de 2017

CADA LOCO CON SU TEMA. Por: Manolo Silva



“…prefiero un buen polvo
a un rapapolvo…”
Joan Manuel Serrat

Es difícil en estos momentos de efervescencia guarimbera hablar de otra cosa que no esté relacionado con la “Carta Democrática”, el golpe suave y continuado, Gene Sharp dixit en contra de Maduro, guerra económica, lobby en el Senado Norteamericano del flamante Presidente de la Asamblea Nacional en desacato o como para ponerle a uno la carne de gallina, el sionista que dirige la alcaldía del Hatillo demostrando su desprecio por el pueblo bolivariano, irresponsablemente lanza al voleo la peregrina consigna de que el gobierno puede a futuro lanzar bombas químicas a la población civil para que, muy en el presente las fragatas misilisticas yanquis acantonadas en el Caribe lancen sus “tomahawk” para “prevenir” vocablo que en lengua vernácula significa “desguañangar” a Venezuela como hace tres días “previnieron” en Siria.
Nos llama poderosamente la atención, y me adentro en una de teoría sicalíptica, “¿a qué hora o en qué tiempo, hacen el amor los reaccionarios?” o simplemente esos carrizos con este caluroso clima, aderezado con el fuego abrasador  de los incendios  producidos  por sus bombas molotov, al mismo estilo del título de aquella serie televisiva protagonizada por Roy Thinnes, deben estar sufriendo de “un largo y ardiente verano”, porque, por más que trato de ubicarlos en tiempo y espacio la cuenta no me sale, sencillamente, la derecha no tira es decir, “¡no hace el amor!”, tirará otras vainas como piedras, botellas, palos, cauchos en el medio del tráfico para quemarlos, he allí la causa de tanta “arrechera” y tanta amargura, y su pecado original está precisamente el día que Capriles los conminó con esa consigna a autoflagelarse y volverse eunucos, no hay tiempo para otra cosa sino que “tumbar a Maduro”, con el agravante que sí no tienen tiempo “orita”, los machotes guarimberos corren el riesgo en dos direcciones, si no logran su cometido de tumbar al gobierno, pueden conseguir un amor correspondido en el lugar de reclusiónde esos como los de la canción de Gualberto Ibarreto, un amor que te de besos y “mucha” mortificación, la otra vertiente en que lograran su cometido de sacar a Maduro del poder por intermedio del todopoderosísimo ejercito yanqui, una de las calamidades que deberán afrontar sería que uno de esos “liberadores” con casco azul o verde, según sea el caso, trate de abusar de sus mujeres, hay bastante bibliografía al respecto, pregúntenle a algún hermano del vecino país.
Hace unos días, mi amigo Sixto Tovar mostró a unas lindas señoritas saliendo de misa en Yaritagua, muy arrechas haciéndole la señal del dedo medio a un fotógrafo, mientras que en una plaza de Roma dos señoras maduras ellas, una de las cuales se identificó como hija de Antonio Ledezma la joyita que apaleaba viejitos en la cuarta república, rompiendo con mucho odio afiches alusivos a Chávez, en las dos situaciones aparte de las miradas de odio, un detalle les era común, no iban acompañadas por elementos del sexo masculino, “¿y cómo?”, si esos carajos viven ocupados aquí guarimbeando y en Roma haciendo lobby en el Vaticano para que el Papa de una declaración excomulgando a Maduro, tan lindas las carajitas y las maduritas y estos vagos en otros menesteres.
Por eso nosotros los chavistas nos alineamos con el epígrafe de esta crónica.
Manolo Silva

No hay comentarios: