jueves, 9 de febrero de 2017

LA MULTIPLICACIÓN DE LOS PANES O DE LAS COLAS. Por: Manolo Silva



Recuerdo que de pequeños, las panaderías mayoritariamente de dueños italianos, hacían un reparto en motos que tenían una especie de cesta al lado que obligaba a tener una tercera rueda y esa cesta iba full de pan caliente y tostadito de una gran exquisitez que vendían en todas las barriadas a domicilio y a precios populares, la mayoría de estas panaderías se dedicaban casi en un cien por ciento a la venta de pan en todas sus modalidades, dulces o salados.
Hoy gran parte de estos negocios de venta de pan están dedicados a la venta de comestibles y otros rubros como quincalla, exquisiteces, embutidos y víveres siendo el pan un artículo auxiliar o periférico de lujo y carísimo además; producidos de una manera tal, que los dueños de esta clase de negocios parecieran divertirse con el sufrimiento de los consumidores. 
Han venido obligando al pueblo a formar inmensas colas retrasando los horarios de fabricar el pan y aplicándole una gran especulación que se contradice con las subvenciones que al trigo le impone el estado, si tú vives en Cabudare y observas que una canilla esta en 800 Bs. Fs., subes a Barquisimeto la consigues en 1000 Bs. Fs., cuando bajas a Cabudare ya el precio es el mismo en los dos sitios porque una especie de rosca pequeña controlan todas las panaderías, y todas de origen lusitano; cartelizan los precios abusadoramente sin que nadie hasta ahora le ponga el cascabel al gato, cabría preguntarse, ¿existe el SUNDDE en Lara?, ¿quién está detrás de la mafia del trigo o del pan?, ¿es un plan deliberado que conecta con los planes golpistas de la ultraderecha?.
El solo hecho de tener en los anaqueles pan de sándwich, de jamón, pasta seca, cachitos o una gran variedad de pan dulces o raciones de dulces en todas sus modalidades, es indicador que hay harina y esa harina “no es de otro costal” y es un indicador que nuestros “amigos” panaderos están en “una vaina” y van por la libre haciendo lo que les da la gana y desafiando al gobierno, pareciera que su poder de atentar contra la paciencia del pueblo no tiene límites, ¿guapos y apoyaos?, ¿quién los protege?.
Diera la impresión que la SUNDDE solo actúa en Caracas y en el interior del país la consigna es sálvese quien pueda, hasta ahora hemos podido establecer que no puede ser casual una especie de regla matemática en algunas panaderías de Lara: lentitud en el punto de venta, conversaciones en alta voz de gente asidua de oposición exacerbando los ánimos de los clientes, las existencias de pan se agotan rápidamente, encarecimiento y especulación de los productos diaria y exponencialmente y como si esto no fuera suficiente tortura, cada vez que hay una fecha señalada como la de este próximo 12 de Febrero (golpes y guarimbas en ciernes), aúpan en sus adyacencias a grupos de radicales pidiendo la renuncia de Maduro.
Ojalá volvieran aquellos tiempos de los añorados panaderos italianos que casa por casa iban con sus motos de tres ruedas vendiendo pan de calidad y a precios justos.