domingo, 27 de noviembre de 2016

Fidel, el gran "Dictador" por: Níkolas Stolpkin

Hasta que ocurrió lo que un día sabíamos que iba a suceder. Lo que no sabíamos era que, por esas casualidades de la vida, elegirías irte la misma fecha que elegirías para zarpar de México junto a tus camaradas en el mítico "Granma" (25 de noviembre de 1956) para ir a liberar a tu pueblo de la dictadura de Fulgencio Batista. Ahora has decidido zarpar hacia la eternidad, para de algún modo habitar ahora en cada ser que ha permitido dar espacio a tu ejemplo de dignidad y valentía, así como muchos ya lo han hecho en su momento con Ernesto "Che" Guevara o tu querido amigo, comandante Hugo Chávez Frías.
Te mentiría si después de enterarme de tu partida no logré derramar alguna lágrima. Cuando escuché a tu hermano Raúl di por hecho la noticia. En el momento, no sentí mucho tu partida; fue al momento de recordar a ese Fidel junto a sus barbudos en la Sierra Maestra y al entrar triunfante en la Habana que comencé a sentir tu partida; al recordar a ese Fidel haciendo trabajos internacionalista en Africa, al igual como lo hizo mi padre en Nicaragüa a principios de los 80. Fue al recordar a ese Fidel junto a líderes y artistas de renombre; fue al recordar a ese Fidel que terminaba "robando" los titulares de prensa allí donde te hacías presente que comencé verdaderamente a sentir tu partida.