jueves, 24 de marzo de 2016

Bertín Osborne ataca a Venezuela desde el hoyo de un Hormiguero Por: Manuel Silva

Conde de Donadio de Casasola
Heredero del título, Conde de Donadio de Casasola, preso en algun momento por ladrón, con purga de uno a dos años de cárcel que no se si la cumplió, evadiendo al fisco de su país España tuvo que pagar la pequeña cantidad de dos millones cuatrocientos mil euros, cantante del monton con exitos fabricados en los mass media españoles donde se mueve como pez en el agua, casado en primeras nupcias con una descendiente del apellido Domecq ligado al mundo de los viñedos de Jerez de la Frontera y un segundo matrimonio con la lindisima Miss Zulia 1993 hija tambien de la noble oligarquía maracucha.
Este carajo lo único que hizo en su vida fue trampear a todo el mundo, desde muy temprano abandonó sus estudios y el hecho de pertenecer a los rancios abolengos decadentes de la podrida y corrupta nobleza española, podía y puede vivir del cuento toda su vida sin necesidad de joderse y quemarse las pestañas estudiando como lo hacen los hijos de las familias pobres españolas, hoy vende jamones de sus ricas haciendas heredadas sin ningun esfuerzo y pronto abrirá una red de restaurantes y tascas en España y si mal no recuerdo en algunas ciudades europeas.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Lo que no interesa en los medios. El ‘preso político’ Leopoldo López y el plan ‘La Salida’ +Video. Por: Iniciativa Debate

Si en España de verdad existiera el periodismo, los grandes medios publicarían y emitirían este tipo de información, al menos por contar todas las versiones y no solo la de una parte (la parte que representa al poder económico). Pero no pueden hacerlo porque aquí no hay periodismo excepto a nivel marginal, y porque si lo hicieran, si lo publicaran, Cristina Cifuentes no podría permitirse decorar la fachada de la sede del Gobierno de Madrid con el retrato de alguien a quien la justicia de un país soberano acusa de promover hechos que causaron decenas de muertes. Pero tampoco el presidente del Gobierno recibiría a Lilian Tintori, su esposa. Ni se haría una sesión de fotos con ella para darle toda la difusión posible a la reunión. Seguro que tampoco Felipe González se dedicaría a airear la defensa del preso si todo el mundo supiera que más allá de los hechos imputados su defendido es un conocido ultraderechista. Ni hoy Venezuela ocuparía tantas horas de informativos, cuando por proximidad geográfica y de intereses comunes, parece que lo lógico sería dedicar una parte de ese tiempo a Marruecos, a Portugal, Francia, Italia, Argelia… y no el monopolizarlo con un país del que nos separa un océano, y del que por cultura no estamos más cercanos ni lejanos que de otros tantos países de Latinoamérica de los que, por desgracia, casi nunca oímos hablar.