miércoles, 25 de febrero de 2015

NO CUALQUIERA ES CHÁVEZ PABLO IGLESIAS, ¡QUE DECEPCIÓN! Por: Manolo Silva.


Manolo Silva
Chávez hay uno solo, un solo discurso desde que salió a la palestra pública, sin engaños, sin rodeos. Si comparamos su discurso cuando salió de Yare y el resto de los que emitió a lo largo de su mandato, jamás, léase bien, jamás encontraremos una contradicción en su pensamiento y en su actuar, más bien, profundizó el espacio de sus convicciones declarando que íbamos hacia el socialismo y hasta el día que nos lo arrebató la muerte cumplió su palabra milimétricamente.
¡Que vaina Pablo!, ahora resulta que no te gusta que se arreste a un alcalde independientemente de las felonías o crímenes que haya cometido, incluyendo el complot para matar al Presidente Maduro y darle un golpe de estado a su gobierno legítimamente electo, o lo que es peor, preparar una masacre contra el pueblo de Caracas con un avión Tucán  artillado en complicidad con elementos de la ultra derecha internacional. 

domingo, 22 de febrero de 2015

10 apuntes de urgencia sobre la nueva campaña golpista de la prensa española contra el Gobierno venezolano (Más videos). Por: Pedro Antonio Honrubia Hurtado

1 La desinformación que la prensa española hace sobre lo que ocurre en Venezuela solo puede ser calificada como apoyo descarado y abierto al fascismo. Sí, al fascismo. Porque no de otra manera se puede calificar a quien intenta alcanzar por la fuerza, mediante un golpe de estado, lo que no es capaz de ganar mediante las urnas y los apoyos del pueblo. 
Y eso es justamente lo que han hecho en reiteradas ocasiones aquellos sujetos, como Leopoldo López o Antonio Ledezma, que esta prensa presenta ahora como “mártires de la libertad”.
2 Pero es fácil hacer pasar algo así por justo lo contrario -defensa de la democracia y la libertad- cuando ya previamente tienes condicionada acrítica e irracionalmente a la mayor parte de la población. Basta con pronunciar algunas de las palabras mágicas como “Maduro”, “chavismo”, “régimen venezolano”, “dictadura chavista”, o lo que sea del estilo, para que, cual perrito de Paulov, o cual persona hipnotizada a la que inducen al trance con pronunciar la palabra “clave”, las reacciones emocionales de tipo negativo se desencadenen, y todas esas ideas sean contempladas, repetidas mil veces, como verdades absolutas. Pero la historia reciente y presente de América Latina nos dice a las claras quiénes son los verdaderos dictadores, quiénes los verdaderos criminales fascistas.