lunes, 7 de diciembre de 2015

¡MI PUEBLO QUIERE QUE LO JODAN! Por: Manolo Silva


Son las 11.53 p.m. del domingo seis de diciembre y Tibisay Lucena no ha dado los resultados, ante la eminente derrota del chavismo por conclusiones que la experiencia y la atadera de cabos me da, esperando que la diferencia no sea tan grande como la presiento, he decidido sentarme al frente de la computadora para hacer algunas consideraciones, al fin y al cabo todos tenemos el derecho al pataleo.
Ciudad Bolívar, mi querida Ciudad Bolívar, siempre ha sido en su lejanía, factor de recuerdos y comparaciones cuando uno pasa por alguna vicisitud ya que, en el almacenamiento de los recuerdos en mi mente y con la ayuda de mi hermano Antonio, refiriendonos a la derrota de hoy, vino a colación una anecdota que probablemente la use para descargar mi frustración y quizas por la arrechera, cometa la estupidez que el protagonista de esta historia cometió al acusar al pueblo de los errores que se cometieron cuando fuimos derrotados en la lucha armada.
Martín Maita era lo que podíamos decir, un lider, un agitador de masas, una especie de héroe para todos nosotros jovenes estudiantes de secundaria, que de repente aparecia a las puertas de un liceo en un destartalado Volkswagen, se montaba arriba del techo del mismo y se tiraba un mitín relampago en contra del gobierno sátrapa de Leóni y desaparecía del sitio tan rapido como llegaba, burlando a los agentes del SIFA y de la Digepol.
(Hago un parentesis aquí, porque a esta hora 12,35 a.m. ya Tibisay Lucena acaba de confirmar lo que me temía, la tremenda derrota que hemos recibido).
Muchos años despues, me encontre con Martín Maita en el aeropuerto de Maiquetía, yo iba desde Maturín a una reunión a Caracas en el Bloque Dearmas y el venía de Maracay en representacion de Dominguez y Cia. donde fungía de jefe del departamento de control de calidad, a sabiendas que Martín no tenía título universitario le pregunte, "¿ Martin y como es eso, jefe de ese departamento si tu solo eres bachiller?", y el negro Martin que siempre había sido muy osado y muy jodedor, me respondió, "Coño Manolo un poquito de fisica y un poquito de quimica y en el país de los ciegos el tuerto es el rey". Abordamos el mismo vuelo y hablamos de todo, entre otras cosas de lo bien que le iba y el sueldazo que ganaba, lo que me hizo hacerle la pregunta obligada, ¿Martin y la lucha revolucionaria?, a lo que el negro me contestó con desparpajo, " No Manolo, yo se lo que quiere mi pueblo, mi pueblo quiere que lo jodan".
Esa sensación la sentí hoy en horas de la tarde en la radio cuando Samuel el coordinador, criticaba la falta de afluencia de votantes revolucionarios en el CPC de La Carucieña, allí nos conocemos todos, me vine frustrado, algo me decía que estabamos a las puertas de una debacle electoral.
Siempre he mantenido la tesis, que no hay pueblo malo, en todo caso malos son sus dirigentes y hoy estamos recogiendo los frutos de una política que, los mandos de la revolución no pudieron o no quisieron interpretar, o tal vez desde que Maduro recogió el testigo de Chávez, los conspiradores internacionales y sus lacayos de aquí no le han dado respiro, manteniendolo en todo momento contra las cuerdas tan ocupado que no veía mas allá de sus narices y, por un lado no profundizó su mandato al lado del poder popular y por el otro, manteniendo en el aparato del estado a una caterva de burócratas inservibles medrando del erario público y convirtiendo empresas productivas en desvencijadas chatarras. De este tema hablaremos en otra ocasión, por ahora regresemos al tema de la ingratitud de un pueblo que al mismo estilo de lo que decía Martin Maita, "quiere que lo jodan".
Estoy en la computadora y al mismo tiempo, oyendo en el televisor la euforia de Ramos Allup y el orgasmo triunfal del Chuo Torrealba, desde ya preparando la coñaza contra el Presidente Maduro, la Constitución y el pueblo, Macri se va quedando como un niño de pecho ante la posición fascista de estos gorilas caribeños, aqui cabe el refran favorito de Luis Herrera, "a comprar alpargata que lo que viene es joropo".
¿En que sitio del camino se perdió la dignidad?, ¿en que cosa amorfa se convirtió este pueblo que todos los días compraba y compraba y almacenaba, ingentes cantidades de papel tualet, toallas sanitarias, harina de maíz, pañales desechables, alimentos, articulos de limpieza y de tocador y de repente se convirtió en "bachaquero", vendiendole a sus hermanos de clase los productos a precios de usura sin ningun tipo de compasión y solidaridad?.
¿No tiene ningun valor para este pueblo o por lo menos para los que no votaron a favor del gobierno, la educación gratuita, la medicina gratuita, las misiones, las pensiones de la tercera edad equiparadas al sueldo minimo, la inamovilidad laboral, todos los derechos amparados por la constitución?.
La arrechera es descomunal, no logro entender nada, desde hoy entro en un proceso de reflexión, hablaré con mi amigo Pompilio Santeliz para que me ayude a deglutir esta vaina.
Es probable que entremos en una fase mucho mas dura y radical, los fascistas estan envalentonados, el imperio pasará la factura y obligará a sus lame culo de aquí a que apuren la "transición" y lo que se avizora en el firmamento no es otra cosa que muerte y represión, a los pendejos como yo, eterno soñador de sociedades igualitarias, lo mas probable es que me toque mi lugar en la gran carcel en que probablemente convertiran el estadium de futbol de Cabudare, al mismo estilo del Pinochet de Chile, pero, de una cosa estoy seguro, seguiré por la senda del socialismo y la lucha social y jamás, pero jamás de los jamases, la abandonaré y desechando la frase lapidaria de Martin Maita, a mi a Manolo Silva no quiero que me jodan.
A mis oidos llegan los ecos de la euforia y la borrachera de triunfo de los opositores, en la lejanía se sienten los cohetes y las sirenas de los vehículos de los disociados, cuando despierten de su letargo y se encuentren en lo que son los prolegómenos de su paraíso neoliberal y el reinado del Fondo Monetario Internacional, entonces veran como dice un refran castizo: "cuantas lentejas entran por un real".
Cabudare, 7 de diciembre del 2015 a las 3.40 a.m.
Manolo Silva

1 comentario:

bemsalgado dijo...


http://beminvitados.blogspot.com.es/2010/09/venezuela-95-59-en-radical-oposicion.html