miércoles, 25 de febrero de 2015

NO CUALQUIERA ES CHÁVEZ PABLO IGLESIAS, ¡QUE DECEPCIÓN! Por: Manolo Silva.


Manolo Silva
Chávez hay uno solo, un solo discurso desde que salió a la palestra pública, sin engaños, sin rodeos. Si comparamos su discurso cuando salió de Yare y el resto de los que emitió a lo largo de su mandato, jamás, léase bien, jamás encontraremos una contradicción en su pensamiento y en su actuar, más bien, profundizó el espacio de sus convicciones declarando que íbamos hacia el socialismo y hasta el día que nos lo arrebató la muerte cumplió su palabra milimétricamente.
¡Que vaina Pablo!, ahora resulta que no te gusta que se arreste a un alcalde independientemente de las felonías o crímenes que haya cometido, incluyendo el complot para matar al Presidente Maduro y darle un golpe de estado a su gobierno legítimamente electo, o lo que es peor, preparar una masacre contra el pueblo de Caracas con un avión Tucán  artillado en complicidad con elementos de la ultra derecha internacional. 

Te haces eco de la canalla mediática que dice que Ledezma es un angelito, y declaras a “Tele 5”, esa pústula mediática que junto a los demás medios de comunicación españoles conspiran junto al imperio en contra de nuestra patria. Tienes las bolas de decir que aprendiste “muchísimo” de José Luis Rodríguez Zapatero  y de su ex-ministro de defensa José Bono; y te encantó la reunión sostenida con el dirigente popular Esteban González Pons. 
Hace rato que tú me hueles a Teodoro, si a Teodoro Petkoff, el alter ego de la traición en Venezuela. Intuyes la victoria, pero también preparas la traición, basta solo observar que defendiste tibiamente a Monedero llamándolo “Sr. Monedero”, aquí en Venezuela decimos: "a mi camarada Monedero”, y nos restearíamos con él sin ambages.
 A los personajes como tú se les conoce por el “tongoneo”, el Comandante Presidente Chávez siempre tuvo a flor de labios esa canción popular: “por más que te tongonees siempre se te ve el bojote”.
Tienes el tan ansiado poder a la vuelta de la esquina, los ilusos españoles del 15M o movimiento de los indignados que te catapultaron a donde te encuentras hoy, ni cuenta se dan de tu cambio de pelaje, has venido mutando casi imperceptiblemente en un Felipe González cualquiera, y lo que es peor, la derecha como a aquel famoso diputado alemán te aplaude; es la canalla que se ha dado cuenta que entre otras cosas un periodista famoso de Antena 3 te pidió una entrevista para realizarla en Venezuela, y tú sibilinamente la pediste para Ecuador porque Maduro te “rayaba”. Jamás desde que Podemos pasó a ser una verdadera opción de gobierno te has comprometido públicamente con la revolución Bolivariana, al contrario, ahora han aflorado en tus comentarios una serie de defectos que antes no le veías, antes te beneficiabas de los estipendios y dietas que le cobrabas legalmente a las instituciones, foros en universidades o conferencias que hacías en Venezuela.
Ahora de golpe y porrazo, te das cuenta que España debe mirar hacia Europa, cosa que no critico, pero se borró totalmente tu fogoso discurso latinoamericanista.
Sospecho que es muy probable que alcances el poder en tu país, lamentablemente los códigos que emites se nos parecen tanto a la famosa novela de Giuseppe Tomasi di Lampedusa que no se si tu victoria contribuiría más bien a llenar de desesperanza al atribulado pueblo español.
Desde estas latitudes, Chávez ayer y Maduro hoy, independientemente de las victorias y los fracasos, al imperialismo se le ha hablado con firmeza, con sentido de patria, sin culipandeo y sin temor, estamos (y sería un error no reconocerlo) al borde de una invasión yanqui, pero no vamos a morir arrodillados, defenderemos este pedazo de suelo hasta el último aliento de vida.
Desearía que mi percepción estuviera equivocada, admiré el movimiento del 15-M y de sus ideas fundacionales, pensé que se iba a producir un terremoto revolucionario, cultural, social y político, un sacudón que estremecería las bases podridas de los cimientos del estado español, pero como se presentan las cosas parece que la montaña solo parirá un ratón.      



Manolo Silva

No hay comentarios: